Nutricell de México

Especialistas en Biocibernética y Nutrición Ortomolecular

1ª Parte: ¿De dónde proviene la energía para la vida?

Deja un comentario

krebs La amplia diversidad de reacciones químicas y trabajo especializado que son capaces de efectuar nuestras células requieren de un suministro apropiado de energía, la cual es obtenida de los alimentos gracias a la digestión y al metabolismo intermedio.

Los nutrientes portadores de energía obtenidos por la digestión de los alimentos, son transportados hacia nuestras células donde son degradados mediante un proceso enzimático denominado catabolismo (o metabolismo intermedio).

En el interior de las células, la energía de esos nutrientes es liberada, capturada y selectivamente conducida por enzimas y coenzimas en una cascada de reacciones eficientemente controladas para ser utilizada como combustible en el trabajo general y especializado de las mismas.

Mientras ser reciba de los alimentos todos los elementos nutrimentales necesarios y por medio de los procesos mencionados suficiente energía, ésta podrá ser transformada para beneficio de una persona, en sensación de bienestar, vigor físico y mental, percepciones, razonamientos, expresiones verbales, sensaciones, emociones, decisiones, trabajo muscular e intelectual.

De la energía que dispongamos en un momento determinado, dependerá nuestra eficiencia metabólica y la eficacia en todo lo que pensemos, hablemos y hagamos.

Nuestras células obtienen su energía en forma directa de una molécula denominada Trifosfato de Adenosina (ATP).

El ATP es construido utilizando la energía obtenida de la degradación de carbohidratos, ácidos grasos o aminoácidos a través de un proceso denominado ciclo de Krebs.

Por intervenir en todas las transacciones de energía que se llevan a cabo en las células, el ATP es considerado la "moneda universal de energía”.

El ATP, se compone de una molécula de adenina, una de ribosa y tres de fósforo.

Para formar el enlace que une la tercera molécula de fósforo se requiere una elevada cantidad de energía.

Al romperse este enlace su energía es liberada y canalizada a través de una serie de reacciones controladas que la hacen aprovechable para el trabajo celular.

En el esquema que se presenta a continuación, se puede apreciar la estructura de la molécula de ATP con su adenina, su ribosa y sus tres fósforos:

En la mayoría de las reacciones celulares, el ATP es degradado a Difosfato de Adenosina (ADP) rompiéndose su enlace de alta energía, dejando libre una molécula de fósforo, que normalmente se reincorpora a otra molécula mediante un proceso denominado fosforilación.

La degradación (o hidrólisis) del ATP se puede apreciar en la gráfica de la izquierda.

El Sistema ATP-ADP es el mecanismo universal de intercambio de energía en las células.

Es así como el ATP puede considerarse la fuente de energía de la vida.

Ahora bien, como comentamos párrafos atrás, las células utilizan la energía potencial contenida en los macronutrientes para sintetizar el ATP, a través del Ciclo de Krebs.

Casi todas las células humanas (a excepción de las neuronas que solo son capaces de usar glucosa y ácido l-glutámico), pueden aprovechar la energía contenida en los ácidos grasos, los aminoácidos o los carbohidratos indistintamente para formar su ATP.

Las neuronas requieren de un suministro constante de glucosa como fuente de energía para elaborar su ATP, por lo que mantener una concentración óptima de glucosa en la sangre, es un requisito indispensable para el buen funcionamiento del sistema nervioso central y del cerebro.

El primer órgano que sufre, se desafina, se deteriora y se ve severamente afectado si los niveles de glucosa son bajos en la sangre, es el cerebro.

No obstante, que casi todas las células son capaces de producir energía a partir de grasas, aminoácidos y carbohidratos indistintamente, la investigación nutriológica ha corroborado que el organismo entero solo puede funcionar con una máxima eficiencia metabólica cuando los volúmenes de glucosa en la sangre se mantienen en cifras alrededor de los 90 miligramos por decilitro de sangre.

Volveremos a abordar este punto y lo explicaremos extensamente, en el capítulo destinado a la hipoglucemia.

DSLogo07Hz_Spanish_364K

About these ads

Autor: nutricelldemexico

Especialista en Biocibernética, Nutrición Ortomolecular y Nutrición Celular

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.